jueves, 17 de marzo de 2011

Ardes


Y ahora sólo queda el pánico reptándonos por debajo de la ropa. Y ganas, volatilizándose a medio camino y dividiéndose entre tu espacio y el mío. Desazón, porque a base de sonidos muertos hemos ido enmarañándolo todo. Silencio, porque matemáticamente es absolutamente imposible retorcer más las palabras. Tristeza, concupiscencia, quebranto; porque tanto vicio cristalizado en la cruz de una moneda sólo podía reflejar la cara de un aquí te mato.

Y tus restos arderán mañana con la salida del sol en alguna parte de Madrid; pero de pronto, yo me siento de lo más cómoda.

Y para muestra un botón. La música a chorros contra mi pared, y tú emulsionas al ras de mis costillas dejando al fin de ser mi todo.

18 comentarios:

El hombre de Alabama dijo...

Muy gráfico.

Room dijo...

Perfecta elección de las palabras, me gusta. Espero cada post tuyo, con la intención de respirar. Noto como el aire entra por mis pulmones.
¡Saludos!

Curiyú dijo...

Pareciera que estás mirándome, acá, respirando entre mis paredes.
La canción, la conocía, pero nunca le presté atención. Hoy mientras leía, la puse de fondo, y me hizo latir fuerte el cuore.
Aplaudo

Asolada dijo...

Hombre de Alabama, o la capacidad de imaginar. Y querer hacerlo, claro.

Room, respira todo lo que puedas porque tarde o temprano acabará agotándose. Inevitablemente, y con ello todo lo demás.

Curiyú, ¿sabes qué? Le he dado un poco de forma a estas frases mientras escuchaba la música, así que el hecho de que lo hayas leído con ella, hace que haya viajado por un momento hasta el pozo de esas paredes.
Yo beso.

Elena Lechuga dijo...

Coño tía... se te metió la poesía en el diafragma...
así no se puede respirar, sólo escribir

Señorita Rock'N Roll dijo...

Interesante, como poco. Diferente a otras cosas que he leído antes.

Me ha gustado.

Igor dijo...

¡¡Zas-zas!! Escribiendo sobre el alma y el desamor con esa fuerza que siempre te acompaña.
Qué bueno el comentario de Elena.

Un beso (vivo).

Mariette dijo...

Polvazo.

Marián dijo...

Pues mira...Curiyú ha tenido la culpa de que te lea con esa música de fondo...Por todo lo demás, hermosas palabras llenas de intenciones...
besos.

Rapanuy dijo...

La verdad es que es indiferente si arde al amanecer o durante el ocaso, lo esencial es que se consuma y desaparezca para dejar sitio a lo que vendrá. ¡Que arda Roma!, para que pueda levantarse de nuevo, más hermosa y majestuosa.

Un besazo.

La Perfida Canalla dijo...

Muy bueno. La descripcion casi me paraliza.
Por cierto soy Perfida
Un saludo coleguita

Hyku dijo...

Buen modo de celebrar San Patricio.

Guinness de besos

Tonetxo dijo...

Esto va bien. Poco a poco pero hacia arriba. Y me alegra.
Otro beso ácido.

Mario dijo...

Este hecho con precedentes no ha hecho nada más que comenzar. O sólo conoce un prólogo y tiene miedo de adentrarse más allá. No sé.
Sólo sé que sin quererlo, sin beberlo, pero leyéndote y entendiéndote, es fácil saber qué dirección quieres tomar aunque el viento empuje hacia el lado contrario la marea portadora de tus sentimientos.


Un abrazo, sí, de esos de toda la blogovida.

Mario

Laura Caro dijo...

No acaba de sosegarse esta historia, no. Será que lo que no está resulta ser un gato con más de siete vidas.
Un abrazo ENORME.

Sergio dijo...

...descanse en paz.

Grandioso tema!

Chus A. dijo...

Magnífico. Bravo.

El Poeta Maldito dijo...

"Silencio, porque matemáticamente es absolutamente imposible retorcer más las palabras..."

Muy bueno.