martes, 1 de marzo de 2011

Finish


Blanco. De repente esta mañana todo amaneció blanco en el lugar donde habitaban las sombras. Tan sólo luz en el rincón desde el que acechabas tú. Y sol en el parque de El Retiro. Grande, bien grande. Sol por encima del blanco de las nubes contraponiéndose a tiempo y a viento. Música en la boca del metro donde me jugué los cuartos contigo, donde la noche de un noviembre triste la luna me devoró atrapándome en ti. Rumbo al matadero que ha sido tu sexo, y directa al final de una historia que yo me he negado a cerrar porque no sé decir adiós cuando no es tiempo de. Ya ni siquiera guardo insultos de amor que dedicarte, idiota. Ya no. Ya no tú.

Naranja. Tu rojo ha ido apagándose y mi vida se ha teñido de naranja, como yo. Como los atardeceres que había perdido de vista porque sin darme cuenta te había dado el lugar de mi todo. Como a veces tú. Del mismo naranja que las sábanas de tu cama y de aquel pareo ibicenco tan jodidamente espantoso. Ya no estás. Ya no. Ya no, estúpida.

Y azul. Azul como el fondo de los sueños a los que una vez quisimos darle algún extraño significado, como el espejo que jamás nos devolvió ningún reflejo porque esta noche sí puedo decirte que tristemente no éramos. Como tu calle, como tus ojos, como tu sangre, como tu luz. Así de azul. Como el cielo que en las últimas horas me ha visto vencerme a tu pulso soltándome al fin de tu mano. Dejándote ahí. Suspendido en la nada en la que siempre has estado y de la que no debí querer sacarte nunca. Porque sarna con gusto no pica, pero tampoco hay mal que cien años dure. Y no ibas a ser tú. Porque no. Porque ahora sí. Un cigarro sobre el campo de batalla y dos últimas cruces sobre tu nombre y todo se viste de fácil. Así que ahora sólo ven. Acércate y escúchame bien.

Finish, close, game over. Se acabó.

(Para siempre).


Oh! How The Dogs Stack Up (Mogwai)

19 comentarios:

Margot Dean dijo...

me gustó!!! te sigo. un saludo

Curiyú dijo...

Nomás no vayas a olvidarte, que es para siempre siempre. Nada de retrocesos!

Gaearon dijo...

Naranja como el sol que se pone por la Casa de Campo, pero que volverá a salir con distinto color en un nuevo día.
Y de eso se trata.
Mientras hay amanecer, la vida sigue.

Besos

Igor dijo...

Una triología. Desagarrada y hermosa, como una mañana helada. Dejándote en la nada... ¡pum! Y sí, a veces es mejor eso.
Saludos.

Humberto Dib dijo...

Hola, Asolada, estoy visitando espacios que suelo ver en los blogs de amigos, el tuyo aparece en uno de ellos. Me pareció muy bueno, así que voy a quedarme por aquí como seguidor.
Si tienes ganas, te invito a pasar por el mío.
Un saludo desde Argentina.
Humberto.

www.humbertodib.blogspot.com

Laura Caro dijo...

Me gustan tus colores y tu forma de finiquitar las cosas.
Un abrazo, Asolada.

Elena Lechuga dijo...

No sé qué decir.
Sí lo que me haces sentir.
La dureza frágil de un diamante

Ene dijo...

Lo que yo te diga, una rotundidad íntima y personal.

Jodidos colores... están en todas partes. Y a veces lo mejor es la simple transparencia.

Anónimo dijo...

Olé mi niña...

Adicta

Hyku dijo...

Pues a ver si vuelven los colores, que está oscuro otra vez.

Besos cítricos

J. G. dijo...

en efecto, hay días que todo es extraño

El hombre de Alabama dijo...

El sueño de un daltónico.

santi tena dijo...

por un momento temí que el título pusiera fin a tu blog

un beso, aso

s

Tonetxo dijo...

Adelante, arriba, salta con los pelos al viento...
Beso, azul...

Mariette dijo...

Me gustan tus colores, sí.

Te sigo. Al final me rindo.

Rapanuy dijo...

No hay mejor manera de definir lo inevitable.

Un abrazo.

BLANCO dijo...

Primera visita. ¡Y lo primero que me encuentro en la primera entrada que leo, es mi nombre! Algo querrá decir.
Me quedo dando vueltas por tu blog.
Beso.

Asolada dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Asolada dijo...

Pues gracias, Margot :)

Curiyú, nunca se sabe, querido. Y menos conmigo.

Gaearon, supongo que sí. Es bonito ese sol del que hablas. Como digo, no hay mal que dure cien años, ¿no?

Igor, cualquier cosa antes que la nada. ¿Sí o sí?

Bienvenido, Humberto. Quédate el tiempo que quieras, claro. Aún no he pasado a verte porque ando un poco... ¿rara? Pero lo haré ;)

Laura, si supieras la de veces que doy marcha atrás...
Muchos besos.

A ti ya te lo dije, Elena: Diamante tú :)

Ene, estoy muy de acuerdo con lo que dices. Tantos colores terminan mal pintándolo todo.

Adicta, como a Elena: Olé tú.
Besos, besos.

Hyku, no me extraña que esté oscuro. Tú... ¿tú dónde te metes?

J. G. cierto. En efecto y por defecto, ya sabes.

Hombre de Alabama, ya hablaremos del verde, ya :P

No, no, Santi. Por el momento no he sufrido ninguno de mis arrebatos.
Besos para ti.

Tonetxo, termina cansando y acumulando preguntas al viento, pero sí.
Beso naranja, como las mandarinas.

Mariette, también hay sitio para ti ;)

La verdad es que no lo sé, ombligo. Últimamente no sé casi nada.
Abrazoxx.

Blanco, no me había dado cuenta, y tiene gracia.
Mi madre siempre dice que las cosas no pasan porque sí.
Un beso.