jueves, 16 de junio de 2011

Desde atrás


El salón se llenó de monstruos y corrimos a refugiarnos en el baño. En el supuesto caso de haber sido rojos no me hubiese importado, pero estaban cubiertos por una gruesa capa metálica que avanzaba arañándolo todo. Quisimos entender aquello como una señal, como el primer coletazo del fin del mundo. La sangre que brotaba de las paredes comenzó a filtrarse por debajo de la puerta justo cuando el dedo índice de tu mano derecha recorría la línea de mi mandíbula. Justo cuando el dedo corazón de mi mano izquierda se alzaba a la altura de tu barba de once días. Aquella fue la primera vez que me atreví a mirarte con nocturnidad y alevosía. Aquel fue el día en que engrosé notoriamente la lista de las verdades a un cuarto. Pero todo daba igual, salvo tu pecho agitado arriba y abajo y yo cayéndote en picado. Nada fue lo suficientemente terrorífico para impedir que tu lengua deshiciera mi dedo y que mi boca se comiera a la tuya. Ni la sangre, ni las dudas, los pactos suicidas, o el ruido de los monstruos devorando los libros y el mobiliario del salón. Supongo que el hecho de ser expertos en caer estrepitosamente, hizo que en un arrebato de valentía, reventaras la puerta izando lentamente mis manos hasta la perpendicular del espejo. Me agarré muy fuerte a la parte alta del cerco y el sonido del metal murió cuando susurraste sonriendo todo lo que me odiabas, lo mucho que me querías. Y fue entonces cuando el fin del mundo empezó a girar con amor y furia desde atrás.

Wild Tigers I Have Known (Emily Jane White)

18 comentarios:

Elena Lechuga dijo...

Espero que el fin del mundo me pille con monstruos de estos alrededor. Ya los conozco.

Curiyú dijo...

Viva el fin del mundo, la puta madre!
Escuchame: es una fantasía, no? Te digo de verdad, además de lo bien escrito que está, por dios!
La situación te "cosquillea" las partes íntimas. Es brutal, y de atrás!

Advenedizo. dijo...

Es precioso.
Un cordial saludo :D

Marián dijo...

¡Que preciosidad¡
Emocionante a tope. Tan sólo una vez sentí algo semejante...las manos de Él se enredaron en mi cintura...desde atrás y por derecho...mismamente como la infinita cinta de Moebius.

Además de otros atributos tienes el don de la escritura, jodida...te admiro.
Besazo.

Lunática (R.) dijo...

Joder, siempre me sorprendes. Tus palabras me alimentan (y cuando te leo dejo de respirar porque sí)
un beso de aire

Elcaligrafista dijo...

wow! me encanto entre el cine tipo B, de ciencia ficción y el amor tipo A (ese que es tanto que se confunde con el odio)

mi beso

Andri Alba dijo...

Fabuloso, imaginativo, excitador mental.

Muy bueno.

Un saludo,

Andri

Prensa Caliente dijo...

Muy interesante, e intenso. Mi enhorabuena.

Gybby dijo...

Me encanta!! Si me toca vivir un fin del mundo, que sea como éste!!

Un beso!!

H A R R Y G O A Z dijo...

BEAUTIFUL image !

Have a super weekend.

Laura Caro dijo...

Monstruos los hay por todas partes; algunos viven dentro de nosotros ( esos son los peores).
A veces me dejas sin palabras.
¿ De dónde te viene a ti tanto surrealismo?
Un abrazo fuerte.

Rapanuy dijo...

El mundo que construimos a nuestro alrededor suele desaparecer, absorbido por un extraño agujero negro, varias veces a lo largo de nuestra existencia, por eso hemos adquirido la habilidad de agarrarnos desesperadamente a cualquier objeto, idea o persona que nos salve de desaparecer engullidos por la vorágine destructiva de esos mundos que desaparecen bajo nuestros pies. La ventaja es que, por suerte para nosotros, hay muchos mundos que habitar en este universo que nos alberga.

Besos.

Anónimo dijo...

Te superas cada día!

Me ha dejado de nuevo impresionada

Adicta

Hyku dijo...

Mmmm.. desde atrás, qué sugerente. Eso no elude la recomendación de que dejes de lamer sapos, que luego ves lo que ves...

Besos en la retaguardia

Enric Draven dijo...

enloqueces!

Enric

Chus A. dijo...

Tú me dirás cuánto tiene esto de Cortázar y su relato "La casa tomada", al que me ha recordado en cierto modo. Qué bueno.

Mariette dijo...

Es una bella idea esa de que las paredes sangran.

Namasté dijo...

Qué pedazo de texto! Sigues sorprendiéndome cada día, me dejas con la boca abierta y no me salen las palabras que describan lo que me haces sentir. El gen-A obra milagros en tus relatos.
¿Verdad que aprovecharás este "don" ?
Ya sabes que algún día me verás la primera en la cola para que me firmes tu primer libro!