domingo, 11 de septiembre de 2011

Que le jodan a todo


Entre aquellas cuatro paredes se quedó lo peor de todos mis lados podridos. El vientre arañado y los ojos del color de lo único que se podía ver a través de todas las ventanas: grismuro. Los llantos reptaron por las paredes y se quedaron colgando del techo como esperando a los siguientes inquilinos para abalanzarse sobre ellos. Lo mismo ocurrió con los gritos acompañándonos de madrugada. Y con las -mis- mentiras. Pero, yo; siempre yo. Yo, y la maleta llena. Yo, en la puerta, desprovista -y desnuda- de toda emoción destructiva, e igual de preparada que hace veintinueve años para ser expulsada de entre las membranas de mi madre. Abandonar la oscuridad, como entonces. Querer. Sobretodo querer. Y no se trataba de volver al aire limpio, sino al aire. Así de fácil. Igual de sencillo que amontonar el gris, el negro y el verde -que nunca me ha gustado- y marcharme de allí dejando los grifos abiertos esperando a que todo se transformara en un barco que ha terminado descompuesto en el alcantarillado de Madrid.

Regresar al mundo con la carne limpia. Exhibir lengua nueva -y eso que no he cambiado de nombre-. Abrirme el cuello frente al espejo del recibidor mientras por la herida desfilan motos, cascos y chicos de verano de polla grande y alma seca.

Y kilómetros abajo abrir la maleta y permitir que el contenido tiña las nuevas cuatro paredes de violeta, azul y rojo. Sobretodo rojo, ya me entiendes. Porque desde la vigésima planta, además de descubrir la magnitud y dimensión de luz y cielo, sólo soy capaz de escuchar a esta ciudad enloquecida susurrándome que se muere de ganas por dármelo todo.

15 comentarios:

Juan Risueño dijo...

"Borrón y cuenta ajena", es título de un poema que escribí hace tiempo y también con una sensación similar:

Como creo hay bastante para juzgarme,
quisiera dar cuenta de mí mismo,
y así liberar al ser nuevo
que pretendo sea nacido.

Saludos Asolada

Suso dijo...

Genial texto, consiguió descolocarme el domingo. Hay una serie de frases realmente buenas. Un gran abrazo, un placer leerte.

Gybby dijo...

Asolada veo que la inspiración se ha ido contigo a tu nueva morada de bonitos colores!! :)
Me gusta que dejaras todo eso en la antigüa casa con los grifos abiertos!! Sí!!
Eres la caña! Que Madrid te dé todo lo que desees!! ;)

Besos!!

El Joven llamado Cuervo dijo...

Sos tan brutal y encantadora. Tan piedra y tan carne, tan uñas y dientes y tan pluma y caricia. Verano de pollas grandes y alma seca. Me dejás la bocaabierta de absoluto desamparo.

El Joven llamado Cuervo dijo...

Ni hablar de Massive. Fuck!

Eleanor Smith # dijo...

Todo lo que traiga como resultado una carne nueva: me gusta *

Impecable y adicto tu relato.
AMO a Massive Attack *

Un beso o 2 #

Rapanuy dijo...

Siempre es bueno mudar… unas veces para metamorfosearse, y otras, simplemente, para alejarse y olvidar. Lo importante es llevar la maleta llena de esperanzas y buenos propósitos.


Un beso.

Gaearon dijo...

...y echar a caminar sin mirar atrás, con el corazon dispuesto a llenarse y la sonrisa en la cara.

Besos

Prensa Caliente dijo...

Muy bonito :)

El hombre de Alabama dijo...

De alguna forma el título le va como un guante a esto.

Imilce dijo...

Entiendo.
Tiñe el alrededor, porque es tuyo. Que le den a todo lo que no merece color.

Igor dijo...

Asolada, me has dejado tirado como una colilla. Brutal la expresión sobre los antiguos amanates, supongo. Esas almas secas, que en gran multitud llenan los estadios, las carreteras y el metro.
Terribles colores, colores violentados.
Esas ciudad, también lo percibo yo así, que lo quiere todo y no quiere dar nada.
Bueno, mucha literatura.

Adriana dijo...

adorable

Hyku dijo...

A qué sabe una lengua nueva?

Pisos de besos

don vito andolina dijo...

Hola, preciosas letras van desnudando los sueños más reales de este blog, si te gusta la palabra infinita, la poesía,te invito al mio,será un placer,es,
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
gracias, buen día, besos sinuosos...