domingo, 2 de octubre de 2011

No nada

Este blog se ha convertido en las ruinas de mí misma. La música se ha distorsionado y mi voz ha dejado de existir sin motivo aparente. Siento que todo se ha quedado atrás. Que nada tuvo sentido, salvo por la gilipollez del aprendizaje.

Lo único que he aprendido es que nada ha valido la pena, así que no quiero aprender nada. No quiero hacer nada, salvo dejarme hacer por una vez en la vida. Eso, y matar a 5 ó 6.

Siento que la lluvia me espera a la vuelta de la esquina. ¿Y por qué no decirlo, joder? Al fin y al cabo es la razón por la que entiendo que sigo viva.

Tengo miedo, ¿y qué?