viernes, 14 de septiembre de 2012

It started to rain


Me hace gracia cuando dices que los lugares no son nada si no estamos nosotros. Cuando grito y me aprietas y Madrid se vuelve más denso, más lento. Yo también te hago gracia, creo. Porque hablas y hablas y cuando terminas dices que los ojos se me convierten en grande. En grande, sí. Porque sonríes detrás de los deberes que te llevas a tu casa mientras te rompo las paredes buscando un mechero que encienda un cigarro que ya no me dará paz. Te hago gracia, dices. Porque digo que si algún día te viera llorar sé que lo harías sonriendo. Porque mojas el suelo y yo lo piso y a las cuatro de la mañana me miras cuando todo gira y empezamos a llover.

Holly Golightly (There's an End)

7 comentarios:

Laura Caro dijo...

Que llueva, que llueva...

Un abrazo inmenso.

Asolada dijo...

Mientras llueva todo estará bien. Un beso súperenorme.

Room dijo...

La realidad se para por un momento detrás de una sonrisa, de una voz que nos habla desde la otra línea. De una mirada que nos derrite como el hielo, unos labios heridos que buscan una caricia.

Tonetxo dijo...

Si aparte de hacerte gracia, prende sonrisas en tu rostro y abrazos en ese rincón en el que te sientas, bienvenido sea. Con lluvia, sin duda, el más es mejor y los cuerpos frente a frente se obligan a abrigarse...
Te echo de menos con frecuencia en muchos vericuetos de mi mente.

Beso ácido (de nuevo).

Darío dijo...

Dios, cada gota que llovés hace que uno te extrañe en este mundo tan efímero...

Lunática (R.) dijo...

¿Dónde tengo que suscribirme para que me lluevan Asoladas?

Hyku dijo...

Hay ojos grandes que encierran un universo de emociones en su interior.

Besos derramados