jueves, 15 de agosto de 2013

Peor


Querías como si me hubieses olido durante semanas  y nunca me hubieses tocado. Yo quería. Quería como los niños la hora de los cuentos. Como me querían tus ojos y tus manos. Quería. Con la intensidad de los que mienten, con el dolor de los que saben porque ven. 

De la perfección pasamos a estar en entredicho. Dudas, porque sabes que yo más. Aquello que parecía inmaculado se vio teñido por unas bragas olvidadas en una habitación de hotel. Queríamos, pero ¿y qué?

De haberlo sabido (Quique González/Rebeca Jiménez).

10 comentarios:

Rapanuy dijo...

Muchos querrían querer aunque sólo fuese una vez.

:)

Nesseah dijo...

Sólo decirte que disfruto mucho leyendo ese estilo tan característico que das a tus escritos; aunque sea cada mucho tiempo.

Kayla dijo...

Qué interesante retorno...

Besos enormes!!

Advenedizo. dijo...

La mayoría de las veces ni siquiera sabemos lo que queremos.

Anónimo dijo...

qué pueblo es ése de la foto

Hyku dijo...

Querer no era poder?

A.cid dijo...

Qué bien que vivas.

Anónimo dijo...

Mira que eres sosa

dijo...

Vuelve.

andré de ártabro dijo...

Las cosas "grandes grandes" como tu dices no se pueden expresar solo se pueden sentir.
Sí, me gusta tu casa y te amenazo con volver.
André